Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» SOLO POR HOY
Ayer a las 16:19 por J.G.M.

» PENSAMIENTOS DE A.A.
Ayer a las 16:13 por J.G.M.

» PENSAMIENTOS
Ayer a las 16:09 por J.G.M.

» REFLEXIONES DE J.A.
Ayer a las 13:53 por J.G.M.

» J.A. PENSAMIENTOS
Ayer a las 13:44 por J.G.M.

» PENSAMIENTOS DE UN JUGADOR
Ayer a las 13:36 por J.G.M.

SOLO POR HOY

Vie 3 Ago 2012 - 14:05 por J.G.M.



Las pequeñas privaciones se soportan fácilmente, cuando se trata mejor al corazón que al cuerpo.
Las comodidades de las posesiones mate¬riales no compensan el empobrecimiento emocional y espiritual.
Siendo un producto de esta sociedad me digo a mi mismo que si tuviera esto o aquello me …

[ Lectura completa ]

Comentarios: 431

PENSAMIENTOS

Vie 15 Mayo 2009 - 12:22 por J.G.M.

POR DIFICIL QUE SEA UN AMOR VERDADERO, MAS DIFICIL AUN ES UN AMIGO VERDADERO.

UN SALUDO
TODO PROBLEMA TIENE SOLUCION
TU FUTURO NO ES UN JUEGO DE AZAR

Comentarios: 699

REFLEXIONES DE J.A.

Vie 3 Ago 2012 - 14:03 por J.G.M.

Ahora que me respaldo en las sugerencias de mis hermanos en el Programa de Jugadores Anónimos -honestidad, mente abierta, voluntad- veo las cosas bajo una nueva luz. De maneras que no predije y tampoco esperé. He llegado a ver las cosas diferentes a como las veía. Me siento bien la mayor parte …

[ Lectura completa ]

Comentarios: 667

J.A. PENSAMIENTOS

Vie 3 Ago 2012 - 14:13 por J.G.M.

Cuando lleguemos al final de nuestras vidas en la tierra,
no nos llevaremos ninguna cosa material con nosotros.
No vamos a tener un centavo en nuestras frías y muertas manos.
Las únicas cosas que nos podemos llevar,
son las cosas que hemos dado.
Si hemos ayudado a otros,
podemos llevarlo con …

[ Lectura completa ]

Comentarios: 739

PENSAMIENTOS DE UN JUGADOR

Vie 29 Mar 2013 - 13:36 por J.G.M.

Cuan solo se encuentra el jugador en su etapa activa, su mundo se basa solo y exclusivamente en el, en el juego y en el dinero. No existe otra cosa más en su vida todo gira alrededor del mundillo del juego, ya sea en máquinas, casinos o por internet, para el jugador no existe más mundo que ese.


[ Lectura completa ]

Comentarios: 188

VOCES DE RECUPERACION

Vie 3 Ago 2012 - 14:10 por J.G.M.

"Tu compromiso con la abstinencia de jugar compulsivamente en exceso es lo más importante en tu vida sin excepción!"
— Antes de realizar tu primera apuesta por puqueña que sea recuerda
Leía el primer párrafo de este folleto cada mañana para recordar mis prioridades.
La abstinencia es más …

[ Lectura completa ]

Comentarios: 367

Una última carta para los adictos a jugarse la vida, (Argentina)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Una última carta para los adictos a jugarse la vida, (Argentina)

Mensaje por Admin el Dom 24 Oct 2010 - 21:04

*

Una última carta para los adictos a jugarse la vida



Hace dos meses se constituyó Jugadores Anónimos en Paraná (Argentina), el primer grupo de autoayuda para jugadores compulsivos; Un salvavidas para quienes buscan una salida en el territorio de los casinos.


Radio La Voz
(Argentina) | 24/10/2010

A veces, para ganar, hay que dejar de apostar. Cuando el juego deja de ser lúdico para ser una obsesión, el jugador pasa a estar -literalmente- jugado.

El juego compulsivo es un fracaso progresivo y crónico para resistir el impulso de jugar. Es una conducta que daña y lesiona los objetivos personales, familiares y vocacionales. En los manuales de trastornos mentales, el juego patológico se clasifica como un “trastorno del control de los impulsos”.

La abundancia de casinos, salas de tragamonedas y agencias de tómbolas en todo el territorio provincial son una tentación permanente para quienes sufren esta patología.

En Entre Ríos, como en otras provincias argentinas, el juego de azar es una importantísima fuente de ingresos para las arcas estatales. Es razonable, ya que de lo contrario se daría vía libre al juego ilegal y clandestino, con el consecuente lavado de activos.

Pero, dado que en los juegos de azar prevalece el fin de lucro –aunque las ganancias sean destinadas a la acción social- y que en su resultado predomina la suerte del jugador por sobre su inteligencia y habilidad; aquellas personas que no pueden controlar su impulso de jugar pueden sufrir serios perjuicios.

La ludopatía –como un efecto nocivo del juego– es una de las principales críticas que se escuchan en contra de que el Estado amplíe su explotación en los juegos de azar. Si bien desde el los fundamentos centrales que justifican la intervención estatal se encuentran la promoción del juego responsable, en los hechos no se refleja.
La provincia no cuenta con estadísticas sobre personas con trastornos ludópatas. En 2008, el Iafas lanzó su departamento Prevenjuego, cuya principal herramienta es facilitar la autoexclusión de las salas de juegos a las personas que lo requieran, pero la contención para el jugador compulsivo es escasa.

Es por eso que un grupo de personas con voluntad de recuperarse a esta adicción decidió crear en Paraná una filial de Jugadores Anónimos de la Argentina. El grupo se constituyó hace dos meses y hasta ahora concurren seis personas.

Contacto con Jugadores Anónimos
Para contactarse con el Grupo de Ayuda Jugadores Anónimos de Paraná, acercarse al servicio de Gastroenterología del Hospital San Martín, los lunes, miércoles y viernes de 17.30 a 19. También se puede llamar a los teléfono 0343 – 4270672 o 154660232.

Las cifras
10 Son los Casinos en Entre Ríos.
36 Salas de tragamonedas hay en la provincia

75% de los pacientes son hombres.
80% tiene entre 40 y 65 años.
90% terminó la secundaria.
22% tiene ideas suicidas.

Lo que se dice en el grupo, queda en el grupo
Margarita –jugadora compulsiva en recuperación e impulsora de la iniciativa– pone el acento en que Jugadores Anónimos (JA) está constituido por grupos independientes donde no hay apoyo profesional, sino que la ayuda es brindada recíprocamente por otros jugadores compulsivos.

“Nos manejamos leyendo la literatura sobre el tema, dando nuestro testimonio de vida. Cuando llega uno nuevo, larga todo, porque viene muy mal. Después se va sintiendo mejor de a poquito. Cuando termina la terapia, cada integrante del grupo le puede dar sugerencias, ya que no damos consejos, siempre cuidándonos de no ofender no juzgar, porque ahí somos todos iguales: ludópatas”.

El hecho de que nadie conozca los apellidos de los demás integrantes de JA es algo invalorable, ya que quienes padecen este tipo de adicciones suelen ser blanco de prejuicios. “A nadie le da vergüenza tener cáncer, o ser diabético. Pero ser jugador compulsivo es algo que uno esconde de la mirada de los otros”, dice.

Y recuerda su condición: “Estamos siempre en recuperación. Nunca vamos a poder ser jugadores normales como los demás, que toman a los juegos de azar como una diversión, que juegan cuando tienen ganas. Nosotros somos jugadores compulsivos; y por más que haga un año que no jugamos, siempre estamos a un paso de la próxima apuesta”.

Según Margarita, JA es una hermandad espiritual, pero nada tiene que ver con religiones ni con la política. “Esos son temas que nunca se toman en una reunión. No estamos en contra de nada, ni siquiera se habla contra el juego, estamos para ayudar a las personas que quieren dejar de jugar”.

Es importante subrayar la palabra “quieren”. Para recuperarse, la persona tiene que querer dejar de jugar, ya que el primer paso es reconocer que se padece una enfermedad.

La ludopatía es progresiva, siempre va en aumento. Se empieza de a poco, y cada vez se va aumentando la frecuencia y el monto de las apuestas. Los límites a veces no se ven con claridad, y el adicto se da cuenta de su problema cuando termina en la cárcel o pierde todo. El suicidio es un escape frecuente.

Tocar fondo y resurgir
“Tocar fondo no es lo mismo para todas las personas. En mi caso pasó en 2009. Yo venía jugando desde hacía varios años, cuando pusieron las máquinas en calle 25 de Mayo, empezamos a ir de a poco con mi esposo, yo sentía que me divertía”, recuerda Margarita.

Pasaron los años, y la diversión pasó a convertirse en una obsesión. “Ya ni siquiera importaba ganar: cada peso que ganaba lo volvía a a meter en los tragamonedas, era como que las maquinitas me decían ‘jugá, jugá, echame más plata’”.

Su esposo murió el año pasado, y ella sublimó su pérdida en la penumbra de la sala de juegos, donde las pérdidas se multiplican en forma exponencial. “No podía enfrentar mis problemas personales, entonces iba a las 7 de la tarde y se hacían las 4 de la mañana y todavía no podía salir. Llevaba 100 pesos, ganaba 200, 800, y lo perdía todo. La mayoría de las veces no me quedaba ni para el remís. No pasaba tiempo con mis nietos, no me importaba nada, ni siquiera me arreglaba. Entonces me dije, hasta acá llegué”.

Como sucede de vez en cuando, la suerte se apiadó de ella. O, para quienes no creen en el azar, Margarita se decidió a tomar las riendas de su propio destino, tras divisar un cartel de Prevenjuego entre la niebla del tabaco y las confusión de centellas de colores provenientes de las máquinas.

Prevenjuego es un servicio de información y orientación al usuario del juego de apuestas; una pequeña respuesta por parte del Instituto de Ayuda Financiera a la Acción Social (Iafas), teniendo en cuenta que en nuestra provincia el Estado es el principal promotor del azar y, hasta hace dos años, no se hacía cargo de los efectos colaterales de los 10 casinos, 36 salas de tragamonedas, y miles de agencias de tómbola oficial repartidas hasta en las localidades más recónditas.

El departamento Prevenjuego, dependiente del Iafas, brinda -entre otros aspectos- el dispositivo de autoexclusión, el cual consiste en un formulario que deberá ser firmado por la persona interesada, dando así su consentimiento para su exclusión de las salas de juego en el ámbito de la provincia de Entre Ríos.

“Me inscribí en Prevenjuego, que sirvió como una herramienta más. Lo primero que hice fue autoexcluirme para que no me dejen entrar a la sala. Después, una psicóloga del Iafas me dio terapia durante dos meses. Pero las sesiones eran una vez por semana, y el resto de los días quedaba descolocada. Entonces le consulté a la psicóloga si había grupos de autoayuda en la provincia, pero me dijo que sólo había en Gualeguaychú. Entonces, allá fui”.

Esta jugadora compulsiva conocía muy bien lo mucho que puede ayudar a un adicto un grupo de autoayuda. Su marido fue alcohólico, durante mucho tiempo asistió a Alanón y ella lo acompañó yendo a grupos de familiares de alcohólicos.

“Yo sabía cómo funcionaban y qué tipo de estructura tenían estos grupos. Por eso, en Gualeguaychú me contacté con gente, compré literatura sobre ludopatía, vine a Paraná y formé otro grupo de Jugadores Anónimos”.

No es timbero, está enfermo
Pese a ser un trastorno reconocido –desde 1992– por la Organización Mundial de la Salud (OMS), la ludopatía o juego patológico no es tomado en cuenta como una enfermedad por gran parte de la población.

La OMS define la ludopatía como un trastorno caracterizado por la “presencia de frecuentes y reiterados episodios de participación en juegos de apuestas, los cuales dominan la vida del enfermo en perjuicio de sus valores y obligaciones sociales, laborales, materiales y familiares; [...] esta conducta persiste y a menudo se incrementa a pesar de sus consecuencias sociales adversas tales como pérdida de fortuna personal, deterioro de las relaciones familiares y situaciones personales críticas”.

Sin embargo, al ser una adicción, esta enfermedad conlleva una carga social muy fuerte. Nadie llama de modo despectivo a alguien que padece cáncer, pero un alcohólico es borracho, un drogadicto es falopero, y un ludópata, timbero.

“La gente no se da cuenta de que es algo que uno no puede controlar sólo con voluntad. Hay gente que ha perdido todo y saca crédito sobre crédito, entregan su casa, sus bienes, pierden el trabajo. Se quedan solos, ninguna persona sana quiere eso para sí misma, muchos terminan presos porque roban para poder jugar, y otros se suicidan”, recuerda Margarita.

Y muchas veces, los parientes no comprenden al adicto, que representa una mancha en la historia familiar. “Cuando en la familia hay algún jugador compulsivo, lo primero que hace es esconderle el dinero, le pregunta ‘¿fuiste a jugar otra vez?’, lo hostiga. Y al enfermo, eso le da más bronca, y se resiste más a cambiar su actitud”.
Sin embargo, hacerse cargo de su propia voluntad es esencial para el camino de la recuperación. Un ludópata no se encamina, hasta que no reconoce que a las reglas las pone el juego, y hasta que no admite que su vida se rige por ellas. Al emprender la rehabilitación, el ludópata no podrá jugar nunca más. Ni un billete de lotería, ni una rifa, ni un partido de naipes. Tampoco podrá hablar sobre el juego; cualquier situación es una invitación a la recaída.

Sin cifras oficiales en la provincia
El estado entrerriano no cuenta con un registro del número de casos de personas afectadas por la adicción al juego. En Argentina tampoco existen rigurosos registros estadísticos, sólo en el Hospital Alvarez, de Buenos Aires, existe desde hace ocho años el primer servicio de asistencia a la ludopatía, donde se realizó el siguiente relevamiento estadístico, en base a los pacientes que concurren voluntariamente al servicio.

Los resultados arrojaron que el 75 % de los pacientes en tratamiento son hombres mientras que el 25 % son mujeres. Del total de los pacientes, el 80% tiene entre 40 y 65 años, y el 20% restante se sitúa entre los 20 y los 39.

Con respecto a la población masculina los lugares de azar más concurridos son el casino y el hipódromo. En cambio en la población femenina el lugar más frecuentado es el bingo y las máquinas tragamonedas.
El nivel socioeconómico que pertenecen los pacientes tanto mujeres como hombres es de clase media. Con respecto al nivel educativo el 90% de la población ha terminado el secundario; el 50% ha estudiado una carrera universitaria o terciaria.

El 75% son casados (hombres-mujeres), el 10% están separados, el 5% soltero, 5% viudo y otro 5% vive en pareja.

El 10% de mujeres intentó suicidarse, un 15% de hombres, y un 22% con ideas de suicidio en ambos sexos.
Otras adicciones: el 90% son fumadores activos. El 5% de las mujeres han tenido problemas con el alcohol mientras que en la población masculina es del 15%. Un 10% de hombres y un 26% de mujeres manifestaron compras compulsivas y el 10% consumo de drogas en su juventud.

En los hombres la edad de inicio al juego oscila entre los 15 y 20 años, en cambio en las mujeres empezaron más tardíamente entre los 30 y 40 años.

La ludopatía en la página policial
Este año, dos casos de ludopatía extrema trascendieron en los medios entrerrianos y nacionales. El primero de ellos ocurrió el 19 de febrero, cuando una beba de un mes murió en Gualeguaychú luego de que sus padres la dejaran en el interior de un auto mientras estaban en el casino.

La pareja oriunda de Nogoyá, halló a la pequeña sin vida al regresar al vehículo. Según informaron fuentes policiales esa oportunidad, la muerte había sido por asfixia por broncoaspiración.

El segundo tuvo lugar el 8 de agosto, en la capital entrerriana. Esta vez, los protagonistas fueron un hombre y una mujer de San Benito, quienes dejaron a una bebé y a un nene de 9 años en el estacionamiento ubicado junto a la sala de juegos de calle 25 de Mayo. El hecho fue advertido por el playero del estacionamiento, quien llamó a la Policía porque los menores lloraban.

Según el hombre, el vehículo había ingresado a las 17 y que desde ese momento no vio ingresar nunca más a los padres que salieron rumbo al bingo. Al ser notificada la pareja, la mujer alertó que cada tanto iba a mirarlos, pero al no poder sacar a su esposo de las máquinas, optó por acompañarlo en el interior de la sala de juegos.

Las 20 preguntas

1- ¿Has faltado alguna vez al trabajo debido al juego?
2- ¿Ha causado infelicidad en tu vida el juego?
3- ¿Afectó a tu reputación el juego?
4- ¿Has sentido alguna vez remordimiento después de jugar?
5- ¿Has jugado alguna vez para obtener dinero para pagar deudas o resolver problemas financieros?
6- ¿Disminuyó tu eficiencia y ambición a causa del juego?
7- ¿Después de perder, sentiste que tenías que volver lo antes posible para ganar y recuperar tus pérdidas?
8- ¿Después de ganar, sentiste que tenías la necesidad urgente de volver para ganar más?
9 -¿Apostabas a menudo hasta perder tu última moneda?
10- ¿Pediste prestado alguna vez para financiar el juego?
11- ¿Has vendido alguna vez algo para financiar el juego?
12 - ¿Te sentiste reacio a usar “dinero obtenido por medio del juego” en gastos normales de la casa?
13 - ¿Te hizo el juego que descuidaras tu propio bienestar y el de tu familia?
14 - ¿Jugaste alguna vez por más tiempo del que tenías planeado?
15 - ¿Has jugado alguna vez por escaparte de una preocupación o problema?
16 -¿Alguna vez has cometido, o has pensado cometer un acto ilegal para financiar el juego?
17 - ¿El juego te ha causado dificultades para dormir?
18 - ¿Las discusiones, desilusiones o frustraciones, te han creado la necesidad urgente de jugar?
19 - ¿Has sentido alguna vez una necesidad urgente de celebrar cualquier buena fortuna, con un par de horas dedicadas a jugar?
20 -¿Has considerado alguna vez la autodestrucción como consecuencia del juego?

La mayoría de los jugadores compulsivos contestarán sí a por lo menos siete de estas preguntas.
Fuente: (Radio La Voz)

Admin
Admin

Masculino
Edad Edad: 50
Desde Desde: Alcorcón (Madrid)
Inscripción Inscripción: 13/04/2009
Mensajes Mensajes: 851
Puntos Puntos: 2003

Ver perfil de usuario http://www.futurosinjuego.org

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.